LIACICE, GOLOSA DE TAL

Aprendiz eterna. Maestra a ratos. Curiosa, resilente y crítica. Entretengo mi gula y mi buen vivir disfrutando de todo Arte. Atesorando momentos. Sin imposiciones ni conciertos. Adoro los ejes sonoros, las cosas redondas, lo sorprendente, la lluvia sobre las plantas y el agua al hervir. Sentir que las certezas son pocas, los zapatos rojos y que siempre nos quede Paris.


Anuncios

15 respuestas a LIACICE, GOLOSA DE TAL

  1. raquel dijo:

    🙂 me gusta un montón como escribes!!!! :)))

    sigue así!!!!!

    raquel

  2. David dijo:

    Vaya, vaya. No sabes la que has liado con mi determinación. Cual exfumador reciente, me había propuesto no leer nada durante este curso, ya que el pasado casi enloquezco a la quijana. Sólo escribir de vez en cuando y cotillear lo que hacéis por ahí. Nada de leer, me dije.
    Pues que sepas, para que te sientas culpable, que leyendo este blog me ha entrado tal sindrome de abstinencia de lecturas, que ayer ya me entregué a los brazos de Montalván. Me esperaba quejoso, pero pronto me acogió en su seno como al hijo pródigo. Ya tengo mono por ir a la librería de La Paz que me dijiste para abastecerme de mi dosis. Recaida total y en toda regla. Así que, con mi recuperada adicción, te iré comentando cómo lo llevo.
    Pese a todo, gracias por tentarme con la literatura.
    Saludos y hasta pronto

    • Liacice dijo:

      ¡Hola, ávido lector!:
      ¡Ajá, no me eches la culpa a mí, pecador, si vuelves a reincidir!. Si hasta tú, en el fondo, ya sabías que iba a ocurrir, tarde o temprano. Lo llevamos en las venas. Debe ser cosa de los charolastras.
      A pesar de eso, entiendo perfectamente tu decisión de no leer nada. Tentaciones me dan también a mí- porque, entre otras cosas, el exceso lector provoca el abandono de otras posibilidades y … ¡hasta el divorcio puede sobrevenir! je, je- si te hago una foto a la pila de libros por leer que llevo de un lado a otro de la casa. Verás que no exagero, que lo mío es adiccción extrema. Todos empezados, voy picoteando. Me engancho a uno, lo acabo. Retomo otro. Eso sin contar los que tengo en versión pdf, los relatos que debo leer en la web (por los deberes del curso), los blogs a los que me voy enlazando y revisando (por “deberes” propios) y…¡me falta tiempo!.
      Y, menos mal, que me resisto a tentaciones ajenas. Menos mal que ahora me manejo en la asertividad algo más (antes aceptaba pulpos como animales de comapañía) Que por mi curro les da por las novelas suecas de detectives y siempre pretenden embarcarme con ellas: “a ti, que te gusta leer”. Ni hablar. Como para perder mometnos lectores con fruslerías. ¡No puedo con la vida!-como dicen mis asturianinas- La rabia que me da no poder dedicarme a ser lectora oficial. Je, je. Soñar es gratis.
      Con este panorama, encima, voy el martes a devolver dos libros de relatitos a la biblio y acabé…¡con tres “pequeñeces gastronómicas”!. De esas de peso pesado y fotos retadoras. No tengo remedio y tú tampoco, asúmelo.
      Un beso lleno de solidaridad.

      Pd.: rondamos vuestra calle por las idas y venidas a la Plaza el Pilar (que, además de leer, encima hay que vivir y participar en los aconteceres) y ¡menudo ambientazo que hay!. To be continued…

  3. Espinarota dijo:

    ¡Hola!
    Visto lo visto, y leído lo leído, sólo puedo darte las gracias por tus palabras y por pasar por mi rincón para leer mi rabia y mis desvaríos. Esto es un remanso de paz, talento, inteligencia y buen gusto culinario. Aquello es más modesto, pero siempre serás bienvenida. Y, con tu permiso, yo también volveré por aquí.

    • Liacice dijo:

      ¡Ay, que me ruborizo tanto que veo la pantalla enrojecer conmigo y no puedo ni teclear!. Por supuesto, que puedes entrar y salir cómo y cuándo quieras, está es tu cocina, tu terraza y tu salón!. Acomódate en ella e invita a quién te plazca. Yo, por mi parte, volveré a entrar en tus rincones que son harto interesantes, pese a que tu modestia diga lo contrario. Rabia y desvarios eso nos auna ya, el buen gusto nos lo cultivaremos mutuamente. Un beso enorme

  4. INSOMNE dijo:

    Tienes uno de los mejores, y más variados, blogs que he visitado.
    Completo y alimenticio.
    Felicidades

    • Liacice dijo:

      ¡Oh!. Muchas gracias. ¡Qué palabras tan excesivas!. No sé si me lo merezco. Hago lo que puedo, que siempre me parece poco e imperfecto. Últimamente, me estoy asombrando al verme reconocida por otros. Mil gracias, de corazón, porque me da muchos ánimos unas palabras como las tuyas.

  5. Pingback: Gracias Logroño (I) « blogastronómadas

  6. Hola.
    ¿Cómo te va todo?. Espero que bien.
    Besos.

    • Supongo que ha sido simple casualidad, pero a mi me ha parecido una pasada!!
      Te escribo, vuelvo a mi blog y entra un me gusta tuyo… Ambas cosas fueron o me parecieron simultáneas, después de bastante tiempo sin saber de tí.

      NA. Me ha alegrado. 🙂
      Un beso.

      • Liacice dijo:

        ¡Increíble coincidencia, sí señor! No había visto tu pregunta en mi blog, eso desde luego, así que sí han debido de producirse a la par. A veces, hay magia. Aún hay magia. ¡Ya lo creo! ¿Será una señal? A mí también me alegra, Alberto. Creo que habrá que tomárselo como estímulo.
        “Decidí” abandonar la escritura en este blog cocineril para replantearme el escribir en otro tono, desde otro prisma, abrir una página más afín. Pero como mis “decidís” son tan volubles no me acaba de agradar la idea de darle carpetazo ni de abir uno nuevo donde volcar escrituras de otro tipo. Y en ello estoy. Sin tirar ni para el este ni el oeste. Escribiendo en papel. Leyéndoos en digital porque eso sí que me engancha. No siempre me animo a dejar algo. Me siento un poco intrusa. Como si éste ya no fuera mi terreno por haberme permitido un receso. Soy así, muy de blancos y negros. Ya sé que eres persona tolerante hacia los grises y hacia todo tipo de colores pero no puedo evitar sentirme un poco así. Por ello, me asomo, leo, disfruto, me alegro con tus novedades y escucho atenta tus letras y músicas de pesares y/o emociones.
        Y te doy las gracias por acordarte aún de esta cabeza loca, lia, liada que se emociona con tanto afecto y desafecto real e inventado como circula por tu arte. Un besazo, Alberto

      • Lia, siempre habrá magia!! Cómo no la va a haber, si casi diría que sigo aquí gracias a ti. (No exagero).
        Me alegra y tranquiliza saber que tu ausencia y la falta de escritura en tu blog es porque te estas replanteando un nuevo horizonte para tu escritura. Es un alivio, de verdad.
        No tardes en decidir cómo hacerlo, seguro que decidirás bien.
        No creas que te echaba en falta sólo como lectora, y que me sintiese abandonado y olvidado porque no viese tu gravatar en los me gusta, o no encontrase ningún comentario tuyo desde hace tiempo, de momento mi ego no es tan fuerte, 🙂 Y por supuesto, en ningún caso te sentiría como intrusa viniendo cuando te plazca, al contrario, me pondrías como hoy, una sonrisa enorme y bobalicona en la cara. Te extrañaba porque echaba en falta tus letras. No tardes en escribir en tu blog actual o en uno nuevo. Entiendo que te dé cosica cerrar el blog, pero puedes no cerrar el “cocineril” y cuando te apetezca vuelcas allí algún puchero, y tus nuevos escritos no tan relacionados con aquello créalos para un nuevo blog.
        Escribe. Yo estaré aquí para leerte, y si es en lugar nuevo, avísame, no quisiera perdérmelo.

        NA: Hace mucho tiempo que pensaba escribirte, bueno mi idea era hacerlo por e-mail, pero me pareció una osadía, un entrometimiento y tomarme demasiadas licencias.
        Un besazo!

      • Liacice dijo:

        En esto estoy, aún instalada en mi zona de confort, lamentablemente. Pero no dejes de escribirme, cuando te apetezca, en público o en privado. Lo mejor del blog ha sido la comunicación establecida contigo y con un puñado de comentaristas y/o blogueros/as más.
        Me has ayudado, Alberto (extensible a quién se ha pasado por mis fuegos comunicándose) a salir, a alcanzar unas zonas de desarrollo mayores (aunque el estancamiento actual es sólo responsabilidad mía) He aprendido tanto leyéndote en tus entradas como en tus comentarios
        No sabes cuánto me animas, cuánto me has animado siempre, me has aportado tanto…
        Eternamente agradecida por eso. Pero te entiendo. Yo me sentía igual, paralizada por el “y si” ¡ése que es tan nefasto!. Quería escribirte pero me frenaba molestar. ¡Qué bobería!.
        Prometo contestar, siempre. Eres más que bien recibido

      • Hola Cecilia.
        Gracias por tus bellas palabras, me han sonrojado.
        Te creo si tú dices que te he ayudado, aunque nunca creí que lo que escribo o comento pueda llevar una carga aleccionadora. Cuando llegué a tu blog ya cocinabas mucho y muy bien, yo sólo te dije que lo hacías genial.
        Me alegra que me sientas próximo a ti.
        Estate el tiempo que precises en esa zona de confort, no es malo estar allí, yo también estoy ahí y no me muevo. No es fácil lanzarse a por los sueños.

        NA: El vídeo es muy bueno.

        Te seguiré escribiendo.
        Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s