RESPETO AL VIVIR

cosasdejordi

Buenos días, hoy una vez mas, voy ha hablar…de gilipollas, un tema recurrente lo se, pero es lo que hay, la verdad, hoy (ayer) me he pillado bastante rebote con una contestación de un caballero en un foro de baloncesto (www.elcontaataque.es) porque la verdad, es bastante molesto que te falten al respeto, ya sea en la red o en la vida diaria.

respeto2La verdad, es que hay mucha gente que usa Internet, para verter sus fobias y manías, y que confunde opinar sobre algo, con faltar, como no me gusta lo que dices, te insulto, o simplemente y como creo es este caso, me dedico a meterme con cualquiera que hable.

Personalmente, en este blog, creo que solo he permitido un comentario altisonante, también es cierto, que es el único que ha habido, alguien que no estaba de acuerdo con el escrito y que lo comento, quizás de…

Ver la entrada original 678 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS COCIDITOS. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a

  1. Liacice dijo:

    Esto es lo que empecé a escribirle a Jordi en su casilla de comentarios. Esto es el COCIDO A LLAMA VIVA que se cocinó en mí tras su lectura. Y, como se desbordaba, decidí que no debía busar de su espacio, que debía llenar un poco mi cacerola. Y aquí mismo dejo ambos. Su buen guiso, siempre mezclando buenos y humorísticos datos, aliñados con su visón particular y mi “olla podrida”, también mezcolanza de ires y venires. Sólo espero que no sea demasiado indigesta:

    “El ¡RESPETO! con mayúsculas debería ser la asignatura obligatoria en todos los plateamientos educativos. Menos fechas, menos datos cuantitativos y más enseñarnos (desde casa en primer lugar, por supuesto) a ser respetuosos con las formas de vida, las opiniones y las acciones de los demás. Pero…¡tantos éxitos televisivos como GH, los tronistas y debates sobre cotilleos y programas centrados en difundir rumores y sacar trapos sucios incluso de los muertos (incluyendo los programas intereconomistas que se disfrazan de sesudos para difundir ideologías) sólo demuestran que no se nos educa para amar, para valorar los aspectos que nos acercan sino para estar continuamente descatando lo que nos diferencia de los prójimos como si fuese un pecado intolerable ser diferentes, pensar distinto. No dejando pasar ni una opinión divergente a la nuestra, no la toleramos, ni reflexionamos sobre ella. Ni aprendemos.
    Convertimos la vida en un triste blanco/ negro permanentemente cabreado. Sin matices, sin crecer alrededor de los interesantes grises. Ni en política ni en preferencias sociales, deportivas, idiomáticas, ni en gustos sexuales, ni musicales,.. Desde lo más simple a lo más complejo de la vida se convierte en un “o estás conmigo o contra mí”. Todo lo diferente es considerado un garrafal error del otro. Ni un traspiés permitimos. Dioses infalibles. Castigos eternos. Guerras santas. Nazis a ultranza, creyentes de razas superiores. Devastación. Holocaustos. Invasiones. “Descubrimientos”. Reinos, fronteras, banderas e himnos que nos alejan.
    Y, como no hacemos sino criticar al Zutano, y somos conscientes de ser Mengamos, tememos las criticas ajenas a su vez. “Esa mirada acusadora del ojo que todo lo ve”, sea la cámara, o el Dios triangular con sus inescrutables designios o la mirada paterna.
    Así, dramaticamente, vamos dejando de ser libres, creativos, confiados, respetuosos y felices. Nuestra mirada infantil asombrada, brillante y cuestionadora pero agradecida del vivir en compañía, en sociedad y con el continúo aprender y disfrutar creando con y para el otro, con risas y caricias, apoyándonos en el regazo ajeno, deja paso a la mirada torva, temerosa, sin luz, alejada. Dejamos de cantar en voz alta, dejamos de pintar, de escribir, de jugar, de mirar al otro con confianza y alegría, de preguntar el porqué de las cosas. Vivimos con miedo. Pánico a la opinión de los demás, a su consideración, a su crítica . Nos convertimos en “los no sabe, no contesta” perpetúos o en los “rebeldes sin causa” permanentes que es la cara de la otra moneda.
    Y, así, sin duda, se nos manipula de maravilla. Así nos convertimos en borregos, que se creen poderosos al despellejar al vecino en el patio, a hurtadillas, o se piensan importantes por contar con la protección del dinero y la fama que darán las polémicas televisivas,… O destrozamos nuestras vidas con las drogas y el desánimo social.
    Pero, unos y otros, somos incapaces de enfrentarnos a lo verdaderamente importante, a lo dramáticamente intolerable: al hambre y la esclavitud jamás abolida, a la consideración de la vida ajena como insignificante moneda de cambio (violaciones, secuestros, asesinatos, matrimonios pactados, trata de mujeres, secularización del androcentrismo, sicarios, mafias, estafas, preferentes, desahucios, recortes, Troikas y cajeros clausurados, embargos comerciales a países enteros durante décadas,…). Todo vale. Con todo tragamos. Curiosamente contra eso no pasamos de simples quejas a hurtadillas pero seguimos dejando que las Corporaciones Mercantiles dirijan nuestras vidas, tengan en su poder nuestras semillas, nuestra alimentación, nuestra vida, nuestra salud, nuestros cuerpos y nuestras mentes. Que sean esos Mercados los que verdaderamente nos gobiernen poniendo títeres políticos a su antojo, simples y manejables corruptos cobradores y repartidores de sobres, contentables con cuatro cenas y un pasaje en butaca Vip desde la que observar nuestro genocidio. Y, encima, criticarnos. No, como decían “Los Presuntos Implicados”: “No hay humor, para estas cosas no hay humor”. Y yo añadiría: no hay amor, no hay respeto. Para empezar a nuestra propia vida. Respetémonos, acostumbrémonos a auto-tolerarnos,a no tenernos miedo, a confiar en nuestras posibilidades como cuando éramos bebés, niños siempre haciendo, viviendo con ganas. Aprendamos a luchar por lo importante, por lo que somos, con amor, humor, tolerancia y creatividad”.

    • Hola Cecilia.
      Completamente de acuerdo contigo, no hay mucho que añadir a tu argumentación.
      Es tan difícil pensar que esto se va arreglar, y que el respeto triunfe, que el optimismo se me cae al suelo.
      Es curioso ver que en esta sociedad en la que prima la individualidad, es decir, el yo por encima de los demás, del nosotros, mi beneficio antes que el beneficio de todos, luego la gente que tiene ese pensamiento, esa misma, es la que no permite esa individualidad de los demás, es la que no deja que los demás decidan su tendencia sexual, la que no deja que la gente del mismo sexo se case, ni adopte, etc, etc..y su frase preferida es “que cada mástil aguante su vela”. Ellos son los que no permiten las decisiones de individualidad de los otros, si estás no están acorde con su pensamiento, ellos son los que no dejan que cada uno decidamos que vela ponemos en nuestro mástil. Ellos, los defensores a ultranza de la individualidad, son los mayores cercenadores de ella.
      Respetuosos besos.

      • Liacice dijo:

        Los recojo, Alberto. Recopilo y atesoro esos besos que siento tan respetusoso y cercanos. Porque son tuyos, porque son alentadores a pesar del pesimismo que declaras y porque, realmente, me hacen falta. Gracias.
        Sentirnos cerca es lo, poco o mucho, que nos queda. Sólo “al lado de”, “junto a” cocinamos, escribimos, pensamos, sentimos, crecemos y sobrevivimos. Te devuelvo una ráfaga de besos carcajeantes.

      • Gracias Cecilia, los recojo y guardo.
        Y si necesitas algo, ya sabes, aquí estoy para lo que pueda ayudarte, para leer y escucharte.
        Un beso.

  2. guguseti dijo:

    grandisimo escrito liacice…enorme…y lastimosamente…demasiado cierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s