FINALES

Me he sentado ante el ordenador, haciendo callar a las vocecillas de todoloacumulado que pugnan por ser ellas la elegidas, en vez de la otra y hoy, como ayer,  ¡ha acabado ganando lo imprevisible!.Quería redactar una receta, quería regodearme en lo quemado, quería llenar de sabores y aromas mi espacio -ya lo voy necesitando- pero se ve que aún las marchas fúnebres no se han esfumado y necesito reconciliarme con ellas. He encontrado un poema de Silvia Plath y me ha trastocado. Me ha devuelto al huracán. Por eso, tal vez por eso, no me puedo conformar con revisionar  el final de “A dos metros bajo tierra”. Necesito darle un espacio propio en mi cajetín. Adoré esta serie. Tal vez es hora de volverla a ver. Me quito el delantal, reordeno las sartenes siempre en jaleo y me resigno ante la Tv.

“Si la muerte es inevitable, más vale explotar al máximo el viaje”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en SORPRESAS EN MI SOPA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a FINALES

  1. Pequillas dijo:

    No es la primera vez que consigues emocionarme Lia.
    No se de donde sacas esos videos, ni esas musicas tan acertadas, esas palabras tan sabias y repletas de una mezcla de raciocinio, emociones y sensaciones que se meten dentro y como una gran ola chocan contra esas rocas que nos hacen tan duros, puliendolas poco a poco y sacando, como una mina de oro, pequeñas gotitas de emoción contenida.
    Si es inevitable entonces buen viaje para ti Lia, buen viaje para todos.

    • Liacice dijo:

      ¡Uf, Pequi!. Gracias por tus elogios, me vas a mal acostumbrar. En cuanto dispongas de más tiempo libre, voy a darte un empujón para que abras tu propio rincón. Aún a riesgo de destruirte el mito porque comprobarás que el mérito no es tanto y, seguro, que superas con crecido lirismo mis desvarios. Te resultará terapéutico.
      Como decían en una serie (¿”Expediente X”?): -La verdad está ahí fuera. No sé si la verdad está en algún lugar, pero aquí dentro, en este universo enredado, hay un pozo sin fondo de recursos. Sólo hace falta ceñirse la escafandra y lanzarse a bucear.
      “El viaje” es un eufemismo, una metáfora para disfrazar la única certeza que nos acompaña siempre: somos fugaces. Pero esa fugacidad, ese intervalo de vida del que disponemos, puede ser dichoso, placentero, intenso,… pese a todo, pese a los amargos ratos. No debemos dejarnos vencer.
      Mi trayecto comenzó a trompicones pero llevo años viajando en primera. Soy afortunada. Mi familia, con Rosa a la cabeza (y contando en sus filas con las amistades que soy más que parientes) almohadilláis mucho la dureza y el cansancio del viajar. Los recuerdos y los sueños y proyectos, también mullen. Y este espacio de libertad, de expresión sin esperar nada a cambio pero que me trae tanto bueno (tantos hombros, mentes y manos virtuales) hacen qeu me sienta entre algodones (¡Ay, cómo odiaba mi padre ese exceso de protección!. Era uno de los reproches preferidos para dañar a mi madre -¡Las estás criando entre algodones y la vida es para sufrir!- decía airado. Hacía años que no lo recordaba. -Ves, escribir aquí, sea la entrada, sea las respuestas a mis comentarios, sea comentando algo en otros cuadernos de viaje, hace que las piezas del puzzle encajen- te lo recomiendo, bajito que sé que no puedes ahora pero… Un besazo requetefuerte

  2. Menuda entrada. Hacía tiempo que no lloraba leyendo un blog. No sé que te pasa, porque has escrito este texto, no sé. pero te doy mi mano para que la cojas con fuerza y yo tire de ti. Sea lo que sea no estás sola. Agárrate con fuerza.

    • Liacice dijo:

      No pretendía provocar lágrimas. Lo lamento. ¡Gracias por el ofrecimiento, me agarro. Me ha emocionado y, también, ha anegado mis ojos. No te preocupes. Supongo que todo procede de que no ha sido un buen invierno (en primer lugar por motivos de la mala salud de personss queridas, después porque me influye, en exceso, el ambiente económicosocial en el que vivimos y las tensiones laborales propias y ajenas) y, para colmo, el final de la primavera ha estado saturado de horas laborales, tensión y momentos de estres -de ese que se queda pegado y aflora al tiempo-. Cuando todo se acumula, aún tiendo más a la añoranza de las personas que me sostenían (aunque, a lo mejor sea una recreación, una idealización hiperbólica, porque no lo hacían tanto o no eran más báculo de lo que lo son las que ahora están al ladito, presencial o virtualmente). También, en esos momentos, tiendo a darle más vueltas al sentido de mi vida, a quién puñetas soy, hacia dónde voy, a… Estoy reencontrándolo. Y, una buena manera es la de enfrentarme con mis miedos. La muerte siempre ha sido un tabú para mí. De hecho, de forma oral, nunca hablo de mis muertos. No puedo. La vida como un viaje intenso que nos presenta la serie (y más en su final) me parecieron ayer (y lo vivo así hoy) una metáfora preciosa. A mí me ayudó. Siento que te causase dolor. Hoy, intentaré ser positiva. Un gran beso agradecido desde el torbellino.

  3. Es un dolor de emoción. No te preocupes. Además, sentir con un texto, con palabras escritas, es simplemente porque escribes desde el centro de tu existencia, donde nacen las almas, la infinita esencia. (palabras de Alejandro Sanz que yo le robo para ti) Mil besos

  4. rfundora dijo:

    Siempre ecribes bonito. Todas tus palabras tienen gracia natural. Besos.

    • Liacice dijo:

      Muchas gracias, Rebeca!!!!Tengo buenos maestros leyendo buenos libros y blogs inspiradores como el tuyo!!! Me pongo ahora mismo a la faena que estoy un poco menos escribiente que en otras épocas y no sé muy bien el porqué. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s