DECÁLOGO (A DESTIEMPO) PARA DISFRUTAR DEL BANQUETE

No estamos a pricipios de año ni de cursos ni de nada. Ni es mi cumpleaños. No es principio de estación o temporada. Pero EL BANQUETE DE LA VIDA SIGUE AQUÍ. Y, a mí, hoy me pide el alma elaborar un decálogo de automáximas para poder disfrutarlo.

Porque sí. Porque viene a cuento de una entrada que lleva una semana esperando el momento de ser publicada y ¡no parece llegar!. Y necesito hacerlo para darle el impulso preciso y tener algo a lo que aferrarme. Algo donde remitirme. Si no -en estos días de quebrantos económicos, de malestares sociales, de renuncias a actividades y duelos por la mala salud de varios familiares, etc. – creo que abandonaría,  cerraría el chiringuito virtual, me pondría a navegar en otros mares, naufragaría y como decía el turco en su taberna, -citando a Conrad– pasaría a engrosar las listas de los retrasados y desparecidos. Y ¡no puedo permitírmelo!

Así que, por ello, vuelco aquí mi catálogo de despropósitos – Imaginario, por supuesto, ¡qué no me da la voluntad para marcarme meta alguna!. ¡Más quisiera!-.

Podría ser algo así como, a partir del día tal de tal año, voy a tratar de:

1. Vivir en una balsa de aceite. Tomarme la vida sin acaloramientos. Disfrutando incluso de los errores. Sin desequilibrios, sin bajas ni altas pasiones, sin cumolimbos sobre mi cabeza ni horizontes  mágicos al frente. (No sé. -¿Cómo vivir sin ilusiones aunque acarreen riesgos?, ¿cómo no entusiasmarse ni preocuparse o alterarse por lo que escuchas, te sucede y vives?-. Imposible, me temo).

2.  Recordar los sabios consejos de otros, como el que decía Buda: “no creas nada que no corresponda a lo que tu razón pueda entender y tu sentido común aceptar”. Y me grabaré el – Todos mienten – que dice House. De ahora en adelante: no me fiaré de nadie. (Ni protagonista lenguatero, ni deidad sobre su panza, ni “ná de ná”: ¡de natural, crédula, como una gaseosa de sidral!. A mí no hay quién me convenzca de lo contrario. Esto me es imposible de cumplir. Ya me lo voy avisando, de antemano: ¡que a mí, me las dan con queso!).

3. Hacer lo que amo.  Exclusivamente. Decir un -¡no!- sonoro a todo lo odioso de mi día a día. ¡Casi nada!. A veces, lo difícil, es “descubrirlo”.  (¡Me lo oculto tanto!).

4.  Ahorrar. -¡Un 15% de los ingresos!-venga que no es tanto… (y voy y dejo en su anaquel la Antología del Arte Moderno, en un ejercicio de contención de primer orden. ¡Qué se sepa!)

5.  Estudiar. No por nada, porque sí, sin más. Sin buscar titulitis alguna. Huyendo de la fiebre elitista de todas las -logías. Estudiar con y desde mi desorden. Por acallar mi apetito voraz. Acráta. Bebiendo de mil fuentes. Haciendo un llamamiento a todas mis neuronas: ¡que ni una se quede dormida, como prevención del Alzheimer, Ictus y bajones de toda calaña!.

6.  Hacer cada día, al menos, una cosa nueva. Permitirme el experimentar, actuar y ser diversa, diferente. Otra. A pesar de convenciones, miedos y reticencias. Bueno, bueno,…

7. Continuar sintiendo que el sentido de la vida puede ser variable, múltiple, flexible. Puede ocultarse a ratos, puede ¡no existir!, incluso, pero -a pesar de ello- merece la pena seguir buscándolo. Sobre todo por despertarme a su lado. (Sin olvidar que… ¡hay días para todo y de todos los colores!)

8. Cumplir las metas mil veces trazadas, superar las barreras autoestablecidas, saltar las que otros me imponen. Sin desfallecer. Esto es, especialmente, difícil de lograr. Más si se trata de mantener las carnes en sus lindes, controlar los impulsos más carnales, ponerle cercos a mis muchas gulas. (Tras años de intentos, debería desistir pero sigo escribiéndolo para sentir que sigue ahí, para ver si así, de tanto nombrarlo, se cumple)

9. A partir de mañana, actuar local y a corto plazo -en pequeñito, vamos-. Pero teniendo en mente lo global y fiando a lo largo. (Tal vez sea la única forma de lograr el punto ocho porque, en los atajos rápidos, me pierdo)

10. Vivir desde el agradecimiento, fomentar la resilencia activamente. Recordando que la vida -pese a todo- es ¡un regalazo!.

Adjunto una imagen que viene al pelo, tomada en la Exposición GRAFIKA, actualmente en el Centro de Historias de Zaragoza. Es una estupenda recopilación del arte callejero, de graffitis, pinturas, fotografía, escultura y objetos de jóvenes artistas. Muy recomendable. En este caso, no anoté el nombre del autor, sorry.

Imagen

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS COCIDITOS y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a DECÁLOGO (A DESTIEMPO) PARA DISFRUTAR DEL BANQUETE

  1. Tus propósitos son una manera estupenda de enfrentarse a la vida. Aunque, a veces, flaquees por lo menos, lo intentas que es lo bueno. El propósito que más me gusta es actuar a corto plazo, porque las metas a largo plazo se confunden en el horizonte de las buenas intenciones.
    Una muy buena reflexión para continuar viviendo esta vida que se presenta con altibajos, cada vez, más insuperables.
    Ánimo, amiga.

    • Liacice dijo:

      Gracias, Mercedes. Los he escrito un poco apresuradamente. Si los hubiese alaborado ayer, hubiesen sido otros. Ahora mismo, ya escribiría unos diferentes. Soy así de voluble!!!!, je, je.

  2. makinay dijo:

    A tu banquete solo le falta un buen vino, eso corre por cuenta de los que disfrutamos con tus gulas. Un casabrazos.

  3. Albertobé dijo:

    Adelante, siempre adelante. Hacia atrás, ni para tomar impulso. Dejándose llevar por el viento, sí, pero con la caña en la mano, gobernando el timón.

  4. lakittywoo dijo:

    Plas, plas, plas, plas, plas, plas.
    Y requeteplás.

  5. Alejandro S. Blázquez y su exceso de autoestima. dijo:

    Bueno, supongo que ese “decálogo de despropósitos” van encaminados a hacerte feliz y, al terminar de leer lo que has escrito, lo que más me ha llamado la atención es que en ningún momento mencionas la palabra felicidad.

    Eso, o que la he saltado sin darme cuenta…

    Te dejo algo que escribí en octubre, es mi contribución al banquete. http://happinessthrualens.wordpress.com/2011/10/15/sencillo-ensayo-sobre-la-felicidad/

    • Liacice dijo:

      No, no te la has saltado, Alejandro. No me había dado cuenta de ello y, tal vez, sea porque no sé si era mi intención con el decálgogo ser más feliz. La felicidad es tan relativa. Tan efímera. Tan intensos los momentos de felicidad completa que te nublan y ni siquiera te hacen consciente de estar siendo feliz. Al contrario de cuando eres horripilantemente infeliz proque un hachazo te golpea. ¡El dolor, aunque nos nubla, nos recuerda contantemente que está ahí!. La mayor parte del tiempo, estamos en un limbo de casibienestar/semimalestar, para ir tirando, sin darnos cuenta de lo que tenemos, sin valorarlo, sin luchar para cambiar las cosas que nos incordian, para quitarnos de encima las cosas que nos duelen. Y, a eso, le llamamamos FELICIDAD. No sé, es lo que me brota responderte pero… ¡voy a leer tu entrada y, tras ello, sea capaz de verlo diferente!. Gracias, Alejandro, luego te cuento.

  6. Pequillas dijo:

    Muchos todavia estamos construyendo esa balsa para poder estar sobre aceite,
    para recordar los sabios consejos antes debemos escucharlos y no solo oirlos,
    hacer lo que amamos y sobretodo amar lo que hacemos,
    ahorrar, principalmente energía y fuerzas,
    estudiar hacia adentro para poder aprender hacia afuera,
    soltar la mano a los miedos que llevamos siempre con nos,
    saborear el equilibrio en constante cambio de la vida,
    ponernos las metas mas cerca para poderlas ver y tocar,
    el punto 9 es como una pequeña gran mujer,
    y el punto 10 es lo que siempre dejamos para el final y además como respuesta a algo.
    Decalogos hay muchos y cada uno de ellos se puede interpretar de muchas maneras, pero algo comun y que muy bien has reflejado y expresado es que la vida es un regalo.
    “LA VIDA ES BELLA” Y “QUE BELLO ES VIVIR”.
    Un abracito tierno desde este lado del Ebro Lialice.

  7. Un diez a tus diez!!
    Te los tomo (si me permites), y aunque veo imposible cumplir por mi parte, al menos que sean, aliciente, objetivo y meta utópica por la que seguir remando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s