HORNEANDO FRÍOS Y PENAS

Hace días que no subo recetas -en realidad, hace días que no puedo subir nada de nada por mis problemas con los equipos técnicos, “que se han rebelado todos a la vez”, ¡está llegando a tal punto que me ha sumido en el ostracismo! –. Evidentemente, no porque no coma ni cocine. ¡Impensable, con lo que me gusta comer!. Sino porque mi  pretensión de subir alimentos con historia detrás huyendo de lo cotidiano -contradicciones de las mías, de nuevo, porque generalmente mis comidas preferidas son las consideradas “de diario”: verduras y pescados sencillos- me pesa demasiado y hace que me vuelva exigente con las fotos, la documentación, las canciones,…!. Me lo pienso tanto que , al final, se me pasan los días sin sentirme satisfecha, sin avanzar y acabo escribiendo a prisa o arrinconando las ideas. ¡Tengo que replantearme el asunto!. Se aceptan sugerencias de proceder…

Mientras, voy a endulzarme la vida subiendo el resultado de experimentar en terrenos que no son los míos –¿acaso tengo algún terreno?– se oye preguntar a Pepito Grillo-: LA REPOSTERÍA. Elaborando unas GALLETAS NAVIDEÑAS.

¡Cómo buena ignorante, soy harto atrevida!. Confesa y reincidente y busco retos altos.
Me impulsó a meterme entre laminerías el ardor de estrenar los regalos de mi AIG, Cristina: los moldes, las esencias, las recetas de su libro y sus palabras.

Pero no me decidía (y eso que se lo había prometido) así que… ¡me busqué una buena excusa: la participación en otra especie de Amistad Invisible Galletil (AIG, también, je, je) propuesta por Film and Food para los meses de Noviembre y Diciembre!. Me tocó esforzarme por agasajar a Juana, del blog: La cocina de Babel. ¡Toda una experta en el tema!. -¡Uf, qué miedo!-. Mi regalo en forma de galletas se iría a mis Baleares!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!.
Emocionante reto. Incapaz de enfrentarme a él sola, busqué auxilio en Javier, mi amigo cupcakero. Me prestó su casa, su cocina, sus utensilios y sus ideas. Nos acogió en una gran noche. Con charla, cena,  vino y buenísima compañía a ocho manos y  cuatro pezuñas.

Usamos una receta suya. Las del libro nos parecieron más complicadas para mi estreno en el tema. Además éstas él ya las había hecho: garantía de éxito. Modesta galleta/base sobre las que decorar con fondant. O, mi opción, nevar con azúcar glass. ¿Por qué? Muy sencillo: decorar las galletas fue muy divertido, casi, casi más que jugar con la arcilla o el fimo. Pero el atractivo colorido de las galletas decoradas me resulta al paladar excesivamente empalagoso y, aunque mi amiga invisible tiene infantes en casa, me pareció también excesivamente osado. Mi objetivo era que fuesen comidas no que sirviesen como adorno para el árbol o la mesa.  Y tras estas decisiones previas, nos pusimos manos a la masa, primero mezclando los INGREDIENTES.

Son de lo más básico y fácil de encontrar (si se decide por decorar… ¡eso ya es otro cantar!, hay que buscar los colores y los útiles en tiendas especializadas, Javier tiene una “jarta” a base de realizar cursos y bucear en la red y perder el rato en tiendas galletiles):

250 grs. de mantequilla a temperatura ambiente.

250 grs. de azúcar glass

1 huevo grande (también, imprescindiblemente, a temperatura ambiente)

600 grs. de harina tamizada (empleamos harina bizcochona)

1 poco de leche

Aroma de naranja

Con orden y mucho concierto -la buena música nunca falta en su casa- fuimos poco a poco dominando las fases -él más que nadie, of course-:

Primero, batiendo la mantequilla e incorporando el azúcar. Poco a poco. Con mimo. Cuando estuvo esponjosa, le añadimos la cucharadita del sabor de naranja y el huevo. Tras eso, añadimos paulatinamente harina, sin pausa pero sin prisa alguna. Como se va quedando un poco dura, le añadimos la leche y una cucharaita del aroma deseado (esta vez: naranja). Sólo queda ¡cruzar los dedos para que se ligue formando una bola completamente despegada de las paredes del bol!.

 

 Cuando esta ocurra, hay que formar una bola con la masa, en casi todas las recetas que encontré, se dejaba reposar la amsa en al nevera durante dos horas así, tal cual y luego se parte esa bola y se van aplanando con el rodillo de forma sucesiva las cuatro planchas que luego hay que recortar con los cortapastas. Pero Javier, siempre tan diligente, me enseñó un truco que facilita mucho las cosas: separa la masa antes de dejarla “descansar”. Prepara una placa sobre las que coloca una parte  proporcioanl de la masa, encima coloca papel de horno y pasa el rodillo varias veces – y en varias direcciones- hasta tener la masa del grosor deseado. Repite la operación con el resto de la masa y las deja reposar por separado. de esta manera, cuando hayan transcurrido dos horas (más o menos) se va sacando una a una la masa, ya lista  para cortar y hornear. el proceso así aprece menos agobiante. Muy importante es recordar que los recortes que nos van sobrando, sólo pueden ser vueltos a pasar por el rodillo TRES VECES. A partir de ahí, el resultado desmerecerá.                            Hay que introducir las galletas en el horno, a 180 grados, durante breve tiempo: 10 minutos, a lo sumo, siempre controlando que queden cocidas por dentro pero no excesivamente tostadas:                                       Dejándolas enfriar en una rejilla antes de manipularlas porque corremos el riesgo de romperlas. Se irán endureciendo conforme se vaya el calor, quedando crujientes pero no  irrompibles. Tras ello, sólo queda elegir la manera de decorarlas.

 

 

 Contra todo pronóstico, llegaron sanas y salvas y, al parecer, TRIUNFARON por lo que el esfuerzo… ¡mereció la pena!

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en COME A DÍAS y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a HORNEANDO FRÍOS Y PENAS

  1. mixrock dijo:

    Aiiiii cuánto me alegro de que llegase bien el paquete, y mucho más de que te hayan gustado las galletas.
    Muchas gracias por el comentario que me has dejado en el blog, me ha hecho mucha ilusión^^
    Un beso enorme!! =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s