DE CÓMO SE ESTRELLARON MIS ENOJOS

Ayer, al escribir sobre el aplazamiento del Taller de Sushi, recordé el Proyecto deslumbrante de la Casita Verde de Ibiza y eso me hizo recuperar también mis escritos vacacionales arrinconados. Tarde, -mea culpa-, pero así me devuelven las percepciones de agosto. Justo ahora que acecha ya el otoño,  a pesar del calorín, no me viene nada mal. Y, voy soltando lastre- ¡que no conviene acumular!-.

Comencé las vacaciones con las consabidas incertidumbres, retrasos y quejas metidos en el cuerpo a última hora en lo laboral. – Casi idénticos a los que me esperaban, agazapados, a la vuelta. Cada año lo mismo pero cada año me atabala de igual manera. ¡No tengo remedio, no aprendo a convivir con la inquietud!. Con prisas, sustos  y aspavientos tanto al terminar como al comenzar. Menos mal que el goce de sobrevolar las nubes y el atisbo de  nuevos horizontes disipó Zaragoza en un tris.

    ¡Los días en la isla fueron una maravilla para la vista, el tacto y los paladares!. Como todo en el  Mediterráneo – Intento que no se note demasiado el vínculo sentimental con la zona pero es inevitable, no en vano, soy balear. El desmantelado hospital de Son Dureta fue mi primera cuna-. E Ibiza, lo sabía,  tampoco me iba a defraudar. Es diferente a la paz pretalayótica de Menorca y a la nacarada elegancia de Mallorca. Pero su diferencia me supo a belleza, a vida cosmopolita, a libertad, a sol, a lujuria, a arte, a mar en calma, a abrazos amistosos de los sentidos. A tomate, a olives trencades, a ajo -en Alioli– y a pan payés.       A dulces contundentes como la Greixonerahechas con ensaimadas recicladas (duras, vaya)- o como el Flaó con intenso sabor a hierbabuena que despiertan la gula.

A hierbas y a café bien hecho: el famoso “Café Caleta”. Café al que fuímos muy, muy aficionados, en mis años más mozos, gracias al “Ibicenco” -ahora lo entiendo- Era un bar blanco, acogedor, tirando a hippy . Lo más similar ahora puede ser “Lorenzo Huertas”. Se ubicaba en la calle Predicadores. Servían su especialidad siguiendo la receta ibicenca pero con orejones flotantes y pastas para acompañar. Pagábamos, por supuesto, en pesetas de las que cundían y tertuleábamos de lo lindo. ¡Cómo nos calentaba del duro invierno ciercero tras salir del Teatro del Mercado!. ¡Qué de risas y llantos por sus efluvios!. – No caí al leer la carta en Sa Caleta. Tuve que esperar a descubrirlo tras el primer sorbo. – ¡Cuánta razón tenía Proust!.

(Como imposible es tener fotos del Ibicenco pues el dinero para carretes se gastaba en otros menesteres y, si espero a ir con cámara al Lorenzo´s, nunca subiré este post, tomo prestada la foto de Superbatura).

Tengo pendiente realizar ya varios de los platos pintorescos que probé. ¡Para eso me traje esa misteriosa legumbre, similar a los garbanzos pero aplanados, ¡de la que no supieron darme nombre y nada he averiguado ni en la red!- ¿me habrán timado?- … ¡Ay, que a base de insistir he descubierto que se llaman Guixes o Almortas, también en otras zonas llamadas Guijas, Muelas o Titos!. Con ellas se hace la harina de Almortas, con la que se elaboran las Gachas Manchegas. Ahora ya no sé si ponerme a cocinarlas porque  lo peor, es  que su consumo habitual provoca una enfermedad!.

También me vine en la maleta con mis amadas “quelitas” -no son de la Ibiza sino de Inca (en Mallorca) pero no puedo ressitirme a ellas- y otros panes duros para remojar en la ensalada típica ibicenca: ensalada de “Crostes” (con ese pan  payés reseco desmenuzado, tomates, pescado seco, aceite, sal y ajo). Recomendada como ensalada de la huerta por la amable tendera del ultramarinos autóctona – Josmar- en Sant Agustí. También acarreé higos secos con frigola, los denominados Xereques. La frígola de Sant Joan o frígola vera, es una variedad de tomillo de la zona- que acompaña al queso y es base y fundamento de las famosas hierbas digestivas con las que acabar la función.

     

Aún puedo recrear y paladear la fideua ibicenca en el Restaurante S´Illa des Bosc en Cala Conta;  el fruto de las chumberas recogidos impulsivamente del camino; la sobrasada y los quesos comprados en Santa Gertrudis, en Can Causs; el bullit de peix, el flaó, la greixonera, los buñuelos de Sant Ciriac, el arroz de señoret del Boulevar en Sant Antoni o el bocadillo de vientre degustado el primer día en Sa Costa en Santa Gertrudis de Fruitera- rodeados de arte allá dónde mirases con tanta obra donada y acumulada durante años- el all i oli de Can Anneta en Santa Eulariá del Riu- también entre cuadros- y de cada bar en el que recalases. ¡Uhm, qué placer!.

Aún siento en mi retina el deslumbramiento de la belleza sublime de las puestas de sol en Benirrás – con tambores, tiendas, danzas y ventas singulares-

           Coco, meló, coco, meló…

Tambié fueron sublimes los ocasos en otros lugares. En todos, en realidad, en Es Puetó, en El Acuario de San Antonio, …

  

Y en tantos rincones posibles como ofrece la isla: Sa Caleta con sus barros, Cala Conta, Cala Bassa y las vistas de Conejera. Regadas con mojitos, sangrías, suave conversación y la intimidad necesaria para sentirnos en el centro mismo del cielo, sin nada que enviarle a los que navegasen o parasen por Café del Mar, en Bora- Bora u otra de las terrazas en boga- ¡qué mira que hay!-. Dejándolas para celebritis, famoseos y las hordas de jóvenes en caza y captura de bronceado, ligue y el desparrame de los desfiles de las discotecas y la música tecno: DjTiesto, David Guetta y demás. Tentación por Jamiroquai si hubo pero…

     

En la isla existen aún otras posibilidades. Disfrutar de las tradiciones, de los paseos, de la fauna y la flora, de las piedras que parecen panes, de los molinos y Torres de los Vientos, …

          Algo de etnografía gastronómica 

     

Alternativas hippies como los mercadillos artesanales de  Santa Eulalia, San Juan, San Miguel, Santa Gertrudis,… o el desvencijado de San Jordi en el Hipódromo, el preferido por los isleños. – El  de Es Canar, el de Las Dalias, los puestos en Ibiza ciudad y similares no nos valen para este epígrafe, son otra cosa: simple compra/venta de productos manofacturados en la India o en cualquier país donde el coste salarial sea cuasicero- con pocos productos de verdadera artesanía. También singularidades ecologistas como la iniciativa de la Casita Verde ya comentada. Y DESCANSO, DESCANSO Y MÁS DESCANSO….

Aún así, lo mejor, de nuestros días insulares fue comprobar de primera mano que los sueños emprendedores se pueden hacer realidad. Que el cantadísimo -Celia, hija mía, ¿qué vas a hacer con tanta fantasía?- tiene ahora su contundente respuesta

– ¡VIVIRLAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!-grita ella, a pleno pulmón, desde su balcón atalaya, cada día más pletórica y realizada. Viendo esas vistas y escuchando a los habitantes la granja que tiene por vecinos.

No es para menos, que lo está haciendo, además, arropada con las pinceladas y los rayos de Luz. Sin duda, eso fue ¡lo más!. No nos penó dejar el lugar sabiendo que aún pueden ser buenos tiempos para la lírica. – No sólo para la medicamentosa-. Aunque sea a costa de contradecir a la sempiterna MALOS TIEMPOS PARA LA LÍRICA -canción que se cuente entre mis favoritas desde antaño y nunca me abandona desde mi flechazo Coppini juvenil-. No hay nada perdido y sí todo por ganar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LUGARES DE PITANZA Y BUEN LLANTAR y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DE CÓMO SE ESTRELLARON MIS ENOJOS

  1. david dijo:

    Vaya placer irme de viaje mediterráneo a las seis de la mñn de un día en el q me esperan los Madriles. Así somos en Zaragoza: expansivos. Y esa es una buena maleta de regreso. Pero si te trajiste la mitad de las islas, jejeje…Así no hay añoranza posible. Vaya joyitas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s