ALGO EN MI NEVERA

Hace días que las bonanzas del tiempo estival parecían haberse estancado en aguas enfangadas.

Enlodadas sobretodo porque somos incapaces de reaccionar ante la hambruna de Somalia. Miles de niños han muerto o están a punto de hacerlo. Sus madres y padres impotentes, caminan kilómetros y kilómetros para llegar a un Campo de Refugiados donde nadie les atiende. A veces, se abandonan y abandonan a sus pequeños en ese aterrador viaje donde sólo hay desolación, falta de alimentos y sed. Derrotados. Desesperanzados.

Y no reaccionamos.  De hecho, es difícil que salga como noticia de primera. Los titulares siguen estando ocupados por la amenaza, de nuevo, de la Gran Crisis. Los países que deberíamos enviar ayuda nos miramos el ombligo y justificamos nuestra falta de acción. Mi sensación de pavor va en aumento.  Ahora la excusa la sirven los todopoderosos EE.UU.  Ellos no van a poder pagar sus deudas, creándose el desorden y caos con ello, sino aumentan su techo de endeudamiento.

-Y, si lo hacen: ¿realmente será bueno para los ciudadanos americanos, para los somalíes y para el resto o sólo va a ser positivo para los bancos?- NO ENTIENDO NADA.

El verano se tiñe con más porquería porque un loco, fanático, ha matado a un número aún por concretar de noruegos. Su gobierno, además de iluso ante las amenazas de la creciente ultraderecha, fue lento en reacciones.  Y no parece ni  saber contar. Las cifras bajan.

– Por lo menos bajan, no van a más, como suele ser habitual- me digo mientras intento salir del estupor ante las declaraciones del culpable quien, para escudar su acción, no ha parado de soltar “prendas” y lanzar diatribas ultraderechistas gracias a su abogado. Algunas hasta ¡nos salpican! “porque España, Zapatero, se rinde ante los musulmanes”. ¡Increíble!. Mientras, para relajarnos y distraernos, los Medios nos cuentan que Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, es votado como la persona más poderosa de los medios en el mundo.

– Y eso, ¿qué me importa a mí, que nos importa, que nos reporta al resto del planeta, va a salvar vidas en Somalia, va a acabar con deudas y ataques terroristas?- comienzo a pensar que estamos perdidos, definitivamente.

Pero, para fruslerías, las mías: las temperaturas caen en picado y mi ánimo con ellas. Me gusta el calor. Además mis planes vacacionales se ensombrecen. El asueto y el reencuentro en casa anhelada se tambalean y quedan reducidos a más de la mitad, con amenaza de anulación total. Hacienda no me ingresa lo que me debe, … ¡Mi ombligo se ensancha ante mi vista!. Mi capacidad de autocompasión, aumenta.

A pesar de escuchar y reflexionar sobre todo eso, sobre lo horrible de las noticias mundiales y sobre mis pequeñas miserias, intentaba mantener mi natural predisposición a todo lo veraniego. Mi optimismo se resistía, no me dejaba caer en el amargor tintando el aire de rosa. ¡Con incorregible deseo de disfrute!.

Pero este penúltimo fin de semana de julio, en cambio, las fuerzas telúricas del mal parecen haberse confabulado, de una vez por todas, en mi contra. Y tendré que rendirme a la evidencia.

El colmo de mis banalidades ha sido que un inocente aparcamiento con el objeto de avistar flamencos en el Delta se convirtió en un choque con consecuencias económicas y emocionales penosas.   -Aclaración: para mí el Delta siempre es el del Ebro. Con este agua que corre me sucede como en mi relación. Está tan presente en mi vida que se me olvida que existen otros cauces- Las repercusiones en mi prima del seguro y en mi bolsillo son las esperables. Las de mi autoestima, también.  Como dicen en Bon appetit: – (…) puedes tener la receta de tu vida perfectamente diseñada con todos los ingredientes; un proyecto en común con tu pareja, un trabajo estable y que te gusta, unos sueños por cumplir pero un día, (…) todo lo que estaba perfectamente ordenado,  se tambalea (…) -.

 ASÍ DE ARRUGADOS QUEDARON MI CAPÓ Y MI ÁNIMO

Haber agachado la cabeza, pese a ser la víctima de un mastodonte tatuado-poligonero-machoalfa-disfrazado de inocente playero, no ayuda a subirla. Me embistió en un marcha atrás atolondrado, sin mirar más que a ¿¿¿¿????? – ya se sabe que algunos sólo pueden focalizarse en una cosa y, sospecho, estaría mirando más arriba de las rodillas de su acompañante- y,  encima,  por ser yo la que estaba detrás, soy: ¡culpable!.  Cada momento que pasa me espanto más de mi reacción. Satisfecha de mi autosuficiencia, me dejé embaucar y llevar por el instante. ¡Sin lucha!. Yo, que voy de guerrera ante las injusticias, permití que se me infringiese una bien grande. Sin batallar. Me pudo la estupefacción o, directamente, soy mema. Con la edad, voy a peor en esto de la asertividad. ¡No hay manual que valga!. Ni Mundo amarillo que se me venda- ¡puaj, qué asquito de superventas!.

De vuelta en casa, rumiando, ataco la nevera, en busca de algo apetitoso que compense mi rabia. – ¡Oh, sorpresa!- me encuentro con que está más pelada que la cabeza de Mortadelo y Filemón.  Tan sólo contiene: media lechuga, tres pataticas, una cebolla ya algo reseca, un pobre melocotón amenazando con la madurez excesiva -¡justo como yo me siente: medio chocha!-,  media sandía aún ufana -¡por fin, algo que resisté!-, una botella de leche casi sin empezar y un huevo vigente -¡menos mal! también-, una tarrina de queso fresco, por supuesto: desnatado, desalado, des… ¡graciado! -de nuevo: ¡justo como andan mis sentimientos!- y una pechuga de pollo que dejé adobándose con un diente de ajo. En mi despensa: aceite, sal y poco más. En mi mueble bar: algo de vino dulce y una cerveza. ¡Ay!. Y… ¡ni rastro de chocolate!.

Creí haberme aprovisionado suficientemente de laminerías con la excusa de la escapada. Siempre autocontrolándome pero cuando voy a conducir me preparó un Kit antiansiedad previaje, viajero y para el regreso.  ¡Contradictoria que soy!.  Así que me asalta una duda y recuerdo una canción:

 

– (…) Será mejor que eche un vistazo,  algo se mueve tras ese vaso y tengo el presentimiento, me asusta de una manera… Pienso yo por el momento que hay un hombre en mi nevera (…)-

Tatareando la cancioncilla de cuando yo era realmente una chica guerrera, comienzo a pelar las patatas, quitar las capas pochas de mi cebolla. Cocinar resulta ser terapéutico una vez más. Aleja el oscuro agujero de la autocompasión.  Trocear, cortar,  freír, apañar ¡son hechos tan primitivos, tan contundentes,  que reconfortan. A mí me sienta bien. Así qeu voy a preparar una cena con ello. Parece poco pero …¡la necesidad, agudiza el ingenio!. No será la cena más original, ni la más sorprendente pero va a ser una cena de rechupete. Necesito que así sea. Nos merecemos una cena de celebración y compensación.

Pienso mientras hago. Como si mis manos supiesen más que yo. Tengo microsegundos de pánico y bloqueo. ¡Menos mal, que no ando sola trasteando en la cocina ni en la vida! y un agudo ¡Hey! a tiempo siempre me despierta.

Y, así, alejando malhumores y peores pensamientos transformamos la bilis emocional en suave CREMA FRÍA DE LECHUGA – aprovechando las hojas más verdes y con más sabor (reservo el centro para picarlo en juliana fina y servirlo de guarnición de la pechuga a la plancha). No tengo puerro así que la cebolla también habrá de ser compartida: las capas más externas y el núcleo, irán a parar a la cacerola para suavizar la clorofila y endulzar el resultado. Las ruedas centrales, ¡a la plancha!, también para el filete- sino, no hay quién se coma algo tan sosero-. Y, lo mismo hago con las patatas. Decisón salomónica: una y media para aportar cremosidad a la lechuga y la otra justa mitad, fritas como acompañamiento del segundo plato.  – ¿Realmente nos llegará o tendremos que acabar llamando al chino? – Chuf, chuf- bullen las verduras-, – Chuf, chuf- se evaporan mis rencores-.   También vuelvo duro el huevo, esperando que ¡algún día! se me haga a mí una capa, así de fácilmente, protectora ante la estulticia ajena.  Lo reservo para decorar y aportar algo de gusto a la crema (junto con la sal, la pimienta y ¡la mitad del queso fresco batido, una vez que la verdura esté tierna. Trituro las asperezas de mi alma a la par que se van trasformando en crema, primero el queso y, después, la verdura.

¡PRIMER PLATO CONSEGUIDO!. Me siento, mejor.

Y éste es el resultado. Nada mal ni de aspecto, ni de sabor. Asombrosamente rico.  Vamos a por EL SEGUNDO, es fácil. PECHUGA A LA PLANCHA CON GUARNICIÓN. Casi demasiado.

Insultantemente básicos los ingredientes:      Pero ¡tan socorridos!. Y con un final, que nos reporta la  seguridad de la rutina, de lo cotidiano.   Nuestro bienestar va en aumento.

   Necesita sólo el colofón del postre…

TRIÁNGULOS DE SANDÍA A LA PLANCHA CON … COPA DE CREMA DE QUESO FRESCO BATIDO CON MELOCOTÓN Y SANDÍA AL PEDRO XIMÉNEZ!!!!!!!!!!!! Increíble que pudiese rescatar la fruta necesaria para dos raciones y que aún llegue el queso pero ¡se ve que hacemos milagros por recuperarnos y autoagasajarnos! estirando lo que tenemos como compensación cuando te sientes un poco perdida y te planteas tus prioridades en la vida: – ¡nos costará dinero pero, al menos, no nos pasó nada!-.  Refugio en la salud. ¡Cómo si fuese el 23 de diciembre en vez del 23 de julio!. De hecho, así, así de hermosas quedaron las copas: LLENAS DE VIDA Y DULZOR.

MENÚ COMPLETO CONSOLADOR para despedirnos de Film & Food hasta el nuevo curso. Demostrando que, como el protagonista hay que asumir retos para ingeniárselas para cocinar algo con esos ingredientes (y vivir) porque como en la vida: “… hay que organizarse con los ingredientes (y las visicitudes) que te tocan”.                ¡BON  APPÉTIT!.  Y FELIZ VERANO. – PESE A TODO!!!!!- que podamos resitir a la barbarie, demostrando que tenemos imaginación y ganas de salir adelante. ¡Y a ser posible, con algo de disfrute, de paso!.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en COME A DÍAS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a ALGO EN MI NEVERA

  1. Mi madre! esto más quue un post parece una novela! pero de las que te enganchan des de la primera palabra hasta la última!

    • Liacice dijo:

      Mis post siempre se me desbordan. Tengo hiperactividad mental y se refleja con incontinencia al escribir. Intento controlarme perocuando algo me estimula: ME ESTIMULA y se nota…¡Ya maduraré y aprenderé !. De momento, espero no cansaros . Tus recetas son también provocadoras de acción. tanto el pastel del reto como el resto. Pienso hacer el helado de salmorejo YA!!!. Hace dáis que le doy vueltas a lo de atreverme con lso helados salados, sind ecidirme. El tuyo me va a servir de excusa. Gracias

  2. cocidodesopa dijo:

    Ya sabes: Somalia no tiene dinero, si no que lo pide, ¿y qué beneficio económico reporta? Ninguno. Por éso la no-movilización. Cada vez nos deshumanizamos más, y con el tema de la crisis, justificar que no hay medios materiales lo explica todo.
    No has sucumbido al reto, a pesar de todo. Ésta es la segunda crema de lechuga que leo hoy. Y el menú en general está muy bien.
    Un beso y feliz finde!

    • Liacice dijo:

      Se me pasó por la cabeza hacer creps pero pensé que no teníamos harina en la lista y que con un huevo tampoco era psoible así que al ver tu entrada, con lo que me gustan las creps, ¡se me abrió el apetito!. Un aspecto delicioso. Gracias por tu comentario. Saludicos y ¡feliz verano!

  3. juliana dijo:

    q menu tan completo! una propuesta excelente, y muy bien aprovechados los pococ ingredientes con q contabamos!

    • Liacice dijo:

      Tu pasta tiene un aspecto apetitosísismo. Gracias por el comentario. Es genial que gracias a Film¬Food (y a la red, claro) conectemos desde lugares tan diversos, compartiendo aficiones y retos. Habrá que seguir escribiendo, creando, compartiendo y leyéndonos. Saludicos

  4. Donibaneko dijo:

    Toma menu bueno!!!
    Que rico0o todo, la copa me la llevare si no te importa que me ha encantado
    Un saludo0o

  5. Manu CatMan dijo:

    La crema fría de lechuga me HA ENECANTADO!!!! tengo que probarla…
    Un abrazooooo

    • Liacice dijo:

      Muchas gracias. La verdad es qeu era la segunda vez que la hacía y en esta ocasión con menso recursos pero repetiré. También me ha pas´é ayer por tu entrada… Son geniales estos retos. Nos estimulan. ¡Qué rico!. Feliz verano

      • Liacice dijo:

        Perdón, le dí al enter antes de acabar…¡soy un poco desastre con la máuina: no sólo lo leí, me recordó a un amigo que anda loco con las cupcakesdulces desde que viajó a NY. No para de hacer y nuestra dieta se resiste. Le pasé tu enlace para que te conociese. También me encantó tu idea de basar el blog en un personaje tan entrañable como el gato- ¡si hay pelí de ratón cocinero porque no meter a su antagonista entre fogones!. Brillante.

  6. Ingrid dijo:

    Muchas gracias por tu aportación! nos dejas un menú super completo y buenísimo!
    Un beso fuerte y feliz verano!

  7. Ensalada de recetas dijo:

    Me encanta tu menú!!! No sólo completo, sino además mucho más que rico.
    No conocía tu cocina, pero con tu permiso, me quedo para saberlo todo.
    Bicos!

  8. alesmv dijo:

    Lo del bollo haztelo mirar por tu compañia de seguros
    Tuve un accidente similar, yo conducia el coche de delante, retrocedia para aparacar en mi urbanizacion y una señora, que venia detras a pesar de estar señalizando la maniobra, se me quedo tan pegada que le roce el parachoques …
    Pensaba yo que el de atras pagaba , tristemente me toco a mi pagarle a ella los daños . Asi que no des nada por supuesto y habla con tu compañia rapidamente

    • Liacice dijo:

      Muchas gracias, Ales. Aún ando con ello ha cuestas. Un jaleo tremendo. No sé si tendré tan buena suerte como tú la tuviste de mala fortuna. El caso es que ando sin auto para poder visitarte de nuevo y eso que me muero de ganas cada vez que leo una de tus propuestas tan sabrosas. Espero poder hacerlo en breve. Saludos (¿Qué te pareció la entrada sobre vuestro Proyecto?)

  9. david dijo:

    Éste es bueno ¿eh? No dirás q no estás satisfecha con él. Oigo a Quevedo y a Capote chismorreando sobre él bajo tierra. Si pillasen esas patatas… Venga a cargar fuerzas para el frío. Nosotros mañana a Málaga. A ver si llega la inspiración entre sol y Finito La Ina. ¿y vosotras?

    • Liacice dijo:

      Muchísimas gracias, David. ¡Vaya ánimos tan hiperbólicos e inmerecidos que te gastas!. Así me animo a escribir incluso en los días de asueto, auqnue había dicho que cerraba el ordenata. ¿estaré enganchada?. Nosotras andamos, desde el mismísimo día 31 de julio, en Ibiza. Con sus paseitos naúticos consabidos por Formentera, etc. Un lujazo en todos los sentidos. Disfrutad por Málaga y espero tener momentos para compartir a la vuelta. Besazos pitiusos enormes para los dos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s