SÁBADO EMBRIAGADOR

No paro de contradecirme- ¡qué sinvivir!- ni de intentar hallar el equilibrio, entre la filosofada Slow, la imprescindible solidaridad y el consecuente consumo agroecológico y mesurado con el placer más hedonista que tira de mí. En esta ocasión ganó la tentación y el sábado me autoinvité a una actividad de Sibaritismo Total. Dejando para la tarde el paseo por las manifestaciones antisistema de la ribera del Ebro y del Pilar. Lo peor del caso es que no tengo demasiado remedio y el próximo fin de semana nos espera otra de mayor envergadura: ruta, con Mi Espacio Gourmet, por el Campo de Borja- ¡lanzada voy!-. Tengo que escribir ya esta visita bodeguera porque sino se me acumulan los sabores, las informaciones, las sensaciones y las paradojas.

En esta ocasión fue una cata de vinos del mundo con degustación de tapas internacionales. En el Restaurante Bogarte de las Bodegas Palafox, perfectos desconocidos los dos hasta la fecha. Como desconocidos fueron el resto de los integrantes del grupo. Parejas estiradas en su mayoría. Sin ninguna gana de reír ni de compartir. Gregorio encontró refugió en mi curiosidad. Y en el de un trío variopinto que se declaró amante del Lambrusco por encima de todo. je, je. ¡Menudo reto para él!. Mi nariz autista y ellos.

Con semejante percal, nos desplazó del restaurante a la Bodega en sí. Allí, nos explicó algo de los procesos vinícolas- en realidad, más bien poco porque se cultiva en Cariñena, donde también se embotella, la mayor parte de la producción. De forma que estas instalaciones se  han quedado residuales, anecdóticas casi, sólo para vinos ecológicos, para la venta del Moscatel – que no catamos pero del que oímos hablar ya que se jactan de él porque ha recibido en dos ocasiones el premio al mejor del mundo- y para la Restauración. Esto último, con éxito irregular debido a la feroz competencia, a la crisis actual y porque no hay que olvidar la presencia del Complejo Sella en las cercanías y, supongo, que por otros motivos añadidos, de índole más disparatada. Por eso, activan los recursos creativos, se inventan y proponen planes como éste, como otros exclusivos para singles, otros para familias, o basados en la Barbacoa, o en ambiente Chill out, etc.                                        Esforzados y creativos es indudable que son.

Tras el brevísimo paso por la fábrica, fuimos a lo más profundo de la bodega. Un salón preparadísimo para realizar catas. Con chimene y todo. Te transportaba a otra época.

Allí, aprendimos aspectos desconocidos del mundo del vino y disfrutamos de una cata de vinos del mundo, con visionado de vídeos y explicación por parte de una enóloga brasileña- que dijo poco pero lo observó todo siendo eficaz ayuda- y del responsable apoyado por las notas de los enólogos oficiales. Nos indicaron como hacer que la copa huela, como provocar que el vino suelte sus efluvios, el mejor modo de observar los matices de color,… -¿Qué hace una cervecera como yo en un sitio como éste?, ¡y metida en ese fregado de olisquear cuando mi nariz sólo distingueentre ambivalencias extremas: buen y mal olor!. ¡Qué limitadica estoy!. En pocos días: el intento de La Garnacha y éste- y aún quedan las Bodegas Bordejé-. Con avance lento y dificultoso en esta competencia. Habré de seguir (o perecer) en la intentona.

La selección de los vinos buscó la diversidad, el contraste, por eso, nos ofrecieron ir de Argentina a Australia, pasando por Alemania, Chile y Estados Unidos:

VINOS CATADOS

1º) 2010 RIESLING “DR.L” – Bernkastel/Mosel – Alemania (8,5% Vol.): la viticultura practicada por Loosen es la más exigente de Alemania, que da como resultado unos vinos blancos excelentes. De color acerado. Para mí, lo mejor en la cata y el cultivo más sorprendente: ¡menudas laderas y qué despliegue de tecnología para acceder a ellas y cargar con la apetecible carga mediante raíles!.cEntre dulzón y ácido. Me encantó.

2º) 2009 FOUR SEASONS – Uva ZINFANDEL – de EEUU, California: tiene un buen equilibrio entre especias y aromas de fruta. Apenas se apreciaba el olor, de sabor ligero y sin matices. Con color frambuesa. ¡Puajj!. Es como el vino de Asunción: ni blanco ni tinto ni tiene sabor. No me gustó. En cualquier tasca los hay similares. Tanta pompa y boato, a lo Falcon Crest, como se vió en el vídeo para esas características organolépticas defraudantes… ¡para ese viaje, sobran alforjas!.

3º) 2010 JACOB’S CREEK, Shiraz y Cabernet Sauvignon – Australia (13,5% Vol.): con sabor a mora y ciruelas con toques de pimienta. ¡Otra demostración de alta tecnología aplicada a la enología!. Viticultura avanzadísima nos mostraron en el vídeo. Asepsia 100%. Copias de los Chateaux galos pero con cubas de acero recubiertas de la mejor madera. Prensas tecnológicas, depósitos tronco-cónicos. Con resultados de alta calidad en aromas y sabores. En boca mejora muchísimo. Apetece.

4º) 2009 ALVEAR, uva Malbec, también es exclusiva de esa zona – Argentina (13,5% Vol.): procedente de la localidad de Guaymallén, en Mendoza. El pueblo vitivinícola más grande de Sudamérica. Color muy espeso, granate, de fruta madura, tiñe la copa. Sabores conocidos, muy tánicos, al gusto Made in Spain porque la Bodega propietaria, desde hace 60 años, es española. Me asentó el estómago. Algunos decían que era perfecto para acompañar carne.

5º)2008 SANTA DIGNA – Chile. Valle de casablanca- ¡qué cinematográfico!-  (14% Vol.): Cabernet Sauvignon, de la empresa Torres, con exquisitos aromas de frutos del bosque sobre ricos fondos de cuero y especias. Color cereza muy, muy madura. Me gustó. Dicen que es el mejor vino de Chile. Y eso dbe quere decir mucho. Lo desconozco.

Con el estómago algo más caliente y la cabeza chispeante y llena de datos sobre la uva y sus procesos, salimos de la Bodega. Estuvimos de charrada en pequeño grupúsculo. Nos dió explicaciones adicionales, tertuleamos sobre la manida Ley del Tabaco, etc. Luego, pasamos a disfrutar de los platos. Coherentes con la cata. Ricos y en su punto. Cocina internacional:

– De Francia: Foie en cama de manzana caramelizada con pétalos de rosa al vino blanco Moelleux y reducción de Sauternes.
– De Chile: Empanadillas chilenas de carne de ternera con crujiente de verduritas silvestres y frutas del bosque. Riquísima.
– De Holanda: -¿No me había enterado de que hubiesemos catado caldo holandés alguno?- Así fue, la explicación era otra: el chef es de orígen holandés, ¡otro erante!- Selección de quesos gratinados con confitura de arándanos.
– De Bélgica: -tampoco la selección de vinos tuvo nada que ver con este país pero nos sirvieron unos Mejillones a la belga, maridados en vino de Alsacia sobre tostas crujientes-. Puro relleno a mi entender. Adoro los mejillones y estaban preparados con mimo,  limpísimos, sabrosos, frescos,… pero, a mí, todo lo bañado en tomate: me va al pairo.
– Y como plato final, nos llevaron a la Argentina gracias a los pedacitos generosos de Solomillo  pampero- tendré que creerlo- de cualquier modo, tierna presa de ibérico macerado con chimichurri barbacoa y pimienta rosa. Yo, que jamás, jamás, jamás, pido por propia iniciativa algo tan cárnico- da igual que sea entrecot, solomillo, chuletón o símil- debo reconocer que me pareció lo más sibarita y salivador del menú. Un acierto.

En definitiva, aconsejable visita a las Bodegas Palafox y al Restaurante Bogarte. Modesto pero con muchas posibilidades que están intentando redefinir. Lo mejor, como casi siempre, el conocer a personas nuevas con las que mantener animada charla sobre las propuestas y deseos. Sobre las ideas que tienen ya planificadas y las que han hecho realidad. La más chocante: la Nyotaimori, cena japonesa, que realizaron este invierno, en colaboración con la Asociación Cultural AragónJapón. Consistió en degustar platos tradicionales japoneses con una mujer desnuda sobre la que se colocan los alimentos. Nos contaron lo caro que resultó al tener que contratar a una modelo no sólo bella sino dispuesta y capaz de pasarse horas quieta y desnuda. También las duras críticas que recibieron de los colectivos feministas del pueblo y de Zaragoza, incluso y, sobretodo,  de las mujeres cercanas. Polémicas y economía hacen que sea un evento irrepetible o, al menos, que se lo planteen como excepcional.

En los postres, deliberamos sobre si sería igual de estético si fuese un hombre tendido sobre un camino de mesa. Por supuesto, controversia. Y motivación a la reflexión porque que, así sin más ni más, en un lugar que nada tiene que ver con lo erótico -aparentemente-  nos veamos dentro de una novedad agridulce, haciéndonos filosofar sobre si nos hubiese gustado asistir o no, sobre si es mejor o peor que fuese hombre o mujer el expuesto, sobre si la comida de esa guisa cobra más o menor importancia, sobre la cultura oriental, … resulta como poco: tentador.

Lo curioso además fue que , el domingo, oyendo la radio, Iñigo, de nuevo en la sección de restaurantes insólitos hablase de la combinación entre lo erótico y la comida, mencionando esta práctica, junto con otras, y, el lunes, desoyendo más que oyendo la radio mientras me preparo para jornalar, los copiotas del programa de Cárdenas- que siempre se quejan de que se les plagia a ellos, pero ya les he pillado en más de un renuncio similar respecto a Rne1 y otras emisoras- trataron esta especialidad erótico-alimenticia. Entre todos, han despertado a la Fiera que vive en mí y voy a investigar el tema. Me propongo no sólo visitar todo aquel restaurante que vaya de ese palo, sino cocinar manjares con formas deliberadamente incitantes, recuperar las picardías y, sobre todo, no dejar escapar la oportunidad de lamer el cuerpo amado envuelto a los tres chocolates, sorber cava del zapato fetiche, dejar resbalar mi lengua por el ombligo convenientemente aderezado, …

En fin, ¿quién me iba a decir que Villanueva de Gallego, a tan poca distancia de Zaragoza, me iba a llevar tan lejos? Seducida me quedo por los placeres del paladar y de la imaginación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en GASTROHOMENAJES y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SÁBADO EMBRIAGADOR

  1. MANU dijo:

    QUE MENTIRA MAS GORDA POR DIOS.YO ESTUVE EN UNA CATA Y LO QUE MAS VALE ES LA BODEGA.POR FAVOR ,IR UN DIA ENTRE SEMANA,EL UNICO OLOR QUE VAIS A PALPAR ,ES EL DE UN MENU QUE SIEMPRE ES EL MISMO(POR CIERTO).UN PERRO MARRON Y BLANCO DETRAS DE LA BARRA,POR NO HABLAR DE LOS BAÑOS,QUE HORROR !!!!!.. YA OS ANTICIPO EL MENU DE ENTRESEMANA.CROQUETAS ,ENSALADA Y UN FILETE DE TERNERA.POR FAVOR DONDE ESTA LA COMIDA ARAGONESA Y EL BUEN VINO ESPAÑOL.CREO QUE PRIMERO HAY QUE CATAR BUENOS VINOS ESPAÑOLES Y APRENDER DE ELLOS.Y DESPUES OTROS VINOS.

    • Liacice dijo:

      ¡Hola, Manu!: ¡Ya se sabe que cada uno cuenta el cuento como fue!. Ya siento que tu experiencia fuese tan nefasta y tan diferente de la mía. Pero no es una mentira. Ni flaca ni gorda. Te lo aseguro. Nuestra primera (y única visita hasta la fecha) a esa bodega fue tal y como la narré. Yo no ví perros por ningún lado (aunque según cómo fuese el animal, ¡a lo mejor!, no me hubiese importado: en otros países los animales, limpios y educados para comportarse entre humanos y con dueños responsables, tienen el acceso menos restringuido y no pasa nada). Los vinos fueron servidos con el protocolo adecuado, con explicaciones interesantes, en un entorno agradable y espacioso, apoyándose en vídeos y con la colaboración de dos summiliers a falta de uno. Diligentes, simpáticos, dispuestos a responder a nuestras preguntas por manidas y elementales que fuesen,… No era (ni soy) ninguna experta en vinos (nI quiero), pero ¡ME GUSTA TENER LA MENTE ABIERTA Y PROBARLO TODO!. y, por supuesto, que los VINOS ESPAÑOLES SON FANTÁSTICOS (no creo haberlso desdeñado nunca) pero me gustaron los caldos que probamos (unos más que otros, evidentemente). Y respecto al menú, fue a base de tapas internacionales. No excesivamente elaboradas: no fue el “TICKETS”, pero sí muy ricas (también unas más que otras, claro). De verdad que no tuve ninguna pega. He ido a otras catas luego y ésa sin ser la mejor, no fue -en absoluto- la peor. tal vez deberías concederles el beneficio de la duda. A mí me ha ocurrido en ocasiones: un sitio que no me gustó la primera vez, al repetir ante la insistencia de otros, resulta mejor. Y, es posible, que la razón la tengas tú y si pruebo a ir entresemna, lo encuentre horrible. No sé. De momento, no creo que pueda ir. Pero si lo hago y siento que estás en lo cierto, te lo haré saber.
      Un saludo discrepante (pero sin acritud)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s